radioonline
Triunfo justo y muy trabajado
A las 17:00 saltaban al terreno de juego del estadio municipal "La Fuensanta" los jugadores unionistas que iban a darlo todo y más por lograr la victoria en tierras conquenses. La alineación azulina estaba compuesta por; Balbuena en la portería, Gustavo y Redondo como laterales, Jurado y Iñigo Ros en el centro de la zaga, Carlos Abela de pivote defensivo, Francis Flores como medio centro ofensivo, Raúl García y Chota por las bandas y como puntas Pablo Guede y Mauri. Por parte del U.B. Conquense saltaban al terreno de juego; Raúl Iglesias bajo los palos, Cuenca y Alejandro como laterales, Jornet y Lozano de centrales, Urraca y López Garay como mediocentros, Zafra y Lalo en ambas partes y Castillejo y Alberto Alejandro en la punta de ataque.

En el primer tiempo, ambos conjuntos no estuvieron acertados de cara al gol, bien por las intervenciones formidables de los guardametas o bien por el trabajo constante de las líneas defensivas. Las intenciones de los equipos quedaban muy claras, se pretendía marcar cuanto antes para llevar las riendas del choque. Mientras que el conjunto local mantenía una clara posesión de balón durante gran parte del encuentro, fue la Unión Deportiva Melilla quien puso las ocasiones de gol aunque sin lograr el objetivo deseado.

El conjunto manchego, a los pocos minutos del inicio, tenía una clara ocasión de gol que de haberla convertido hubiese cambiado mucho el transcurso del partido. Pero la magnífica intervención doble de Salvador Balbuena hizo que esta ocasión se quedase simplemente en una clara ocasión de gol cuando, tras el saque de una falta al borde del área, rechazaba un balón dificilísimo y, acto seguido, atajaba el remate del centrocampista Zafra. La ocasión más clara para los de Montes la tuvo en sus botas Chota quien, cerca de la conclusión del primer tiempo, lanzó un balón que se hubiese colado por la escuadra si no hubiese intervenido fabulosamente el central Lozano.

Durante la primera mitad se vio mucho centrocampismo puesto que las defensas de ambos conjuntos se mostraban muy adelantada impidiendo los desmarques de los interiores y de los hombres puntas. Concluía la primera mitad con dos conjuntos sobre el terreno de juego que ardían en ansias de ganar.

Poco cambiaron las cosas durante la segunda mitad ya que ambos equipos continuaban con su trabajo por hacerse con el partido. Exceptuando la posesión del esférico que en esta ocasión recaía en el conjunto visitante.
Sin embargo, en los primeros minutos de esta mitad, era el U.B. Conquense quien una y otra vez enseñaba sus garras disfrutando de varias ocasiones de gol que fueron magníficamente solventadas por "El Gato" Balbuena que reivindicó su pseudónimo parándolo todo y más. Sin lugar a duda, Salvador Balbuena junto a Iñigo Ros fueron los hombres del partido.

Pero también el acierto del meta local Raúl Iglesias estuvo presente en la contienda. Primero su homónimo Raúl García lanzaba un tremendo zurdazo y, más adelante, Pablo Guede intentaba batirlo también con un fortísimo disparo, que en sendas ocasiones fueron bien resueltas por el portero vasco.

Las ocasiones de gol se iban sorteando de igual forma en ambos bandos, aunque con mayor peligro en la zona de peligro conquense. Ambos equipos no renunciaban al ataque y seguían buscando ese codiciado gol que no llegaba. Pero de nuevo fue Pablo Guede el que se coronó como goleador de la Unión Deportiva Melilla tras firmar el tanto de la victoria en el minuto 87 al rematar un balon a puerta vacia tras haber driblado a Raúl Iglesias.

En conclusión, la Unión Deportiva arrancó los tres primeros puntos que cede el U.B. Conquense en su feudo y todo ello gracias al buen trabajo realizado por los jugadores azulinos y por el magnifico planteamiento del técnico salamantino José Luis Montes. Una victoria muy merecida aunque los jugadores conquenses también lo dieron todo por conseguirla.

La contienda estuvo dirigida por el señor colegiado Pereñiguez Pérez del colegio murciano. Tuvo una actuación correcta fuera de cualquier polémica aunque también motivado porque el partido transcurrió de forma discreta en cuanto a faltas y acciones antideportivas nos referimos. No enseñó ninguna amonestación.